ESPECIALISTAS EN FORMACIÓN E-LEARNING

Los errores son para aprender

Los errores son para aprender

Mayores que nos relacionamos con niños, entendamos que los errores son para aprender de ellos, no solo los niños tienen la capacidad de modificar su conducta y ser mejores personas el día de mañana, sino que somos también los adultos los que debemos de reflexionar y modificar ciertas actitudes que no benefician en nada al pequeño.

Una vez dicho esto, también quiero entender muchas actitudes adultas y desde esta conexión veo y valoro mejor las cosas.

Pongamos estos ejemplos de mí día a día:

  • La mama en el parque cuya pequeña de dos años no tiene claro si bajarse o no del columpio y acaba sufriendo un tremendo berrinche. Su madre la dice que si sigue así se irán del parque. La pequeña ya fuera de sí, sin poder controlar su inestabilidad emocional no deja de llorar, así que la madre se la lleva casi a rastros del parque.
  • La pequeña de dos años que en el mes de septiembre entra llorando muchos días en su escuela infantil, y solo pide a gritos “mi pupo, mi pupo” y su madre le dice “ya no lo puedes traer eres grande”, con la perreta de la pequeña por su objeto de apego.
  • El grupo de madres que están hablando sobre como son sus hijos y en un momento dado una dice que nunca ha pegado a su hijo, y la otra responde que ella si le ha dado algún cachete y no por ello es peor madre o una maltratadora y hay un poco de silencio en la conversación.
  • La maestra que observa como uno de sus alumnos no entra a gusto en su aula pero considera que debe de ser tratado como el resto, sin más miramientos o atenciones que puedan generar una dependencia que luego no sea adecuada.

Como podemos ver en estas y otras situaciones, las mamas, papas, abuelos/as, maestras … pueden hacer otras cosas mejores, más educativas y empáticas, pero quienes somos para juzgar o enjuiciar lo que hacen. No seré yo quien rechace, culpe o critique a una mama que comente que ha pegado en alguna ocasión a su hijo/a.

Pero si creo que la reflexión y el análisis son básicos para poder tomar conciencia de si creemos que estamos enseñando a nuestros niños habilidades de vida.

El cambiar de estrategias no significa que demuestres que no sabes enfrentarte a estas situaciones, sino que demuestras que tienes la inquietud por aprender a manejar situaciones nuevas en tu vida y en la relación con los pequeños.

El cerebro es muy flexible en la infancia, pero a lo largo de la vida el cerebro sigue evolucionando, aprendiendo, adaptándose a situaciones nuevas, madurando… enriquécelo.

Irene Iglesias Ruiz

Share this post
  , , , , , , , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 2 =