ESPECIALISTAS EN FORMACIÓN E-LEARNING

Beneficios e inconvenientes del conductismo en la educación infantil

Beneficios e inconvenientes del conductismo en la educación infantil  Todos hemos oído o visto programas como el de supernany, que han generado mucha expectación en las familias. Los padres y madres que veían estos programas en ocasiones se veían reflejados, otros decían “pues los míos se portan mejor”, otros pensarían que están a años luz de los niños que salen en estos programas…. Que sean capaces de identificarse por completo o en pequeña medida hizo que muchas familias pusieran en marcha estrategias educativas para intentar solucionar los problemas con sus hijos. Esto creo que fue un gran triunfo de este programa, consiguió que muchas familias, padres o madres permisivos, sin pautas educativas claras, incoherentes en sus formas de actuar o con dudas en sus métodos…. Tomaran ejemplo y vieran la importancia de actuar a tiempo.

Este creo que fue un estupendo logro de este programa. Pero por el contrario existen otros muchos inconvenientes que paso a continuación a detallar, y me gustaría que vosotros (padres, madres, abuelos, cuidadores, educadores, maestros…) también reflexionaseis sobre ello conmigo:

1-      Imponen unas normas y reglas establecidas, es decir ante un mal comportamiento X la respuesta será: ignorarle, sin mediar palabra separarle de lo que está haciendo mal, dejarle en una zona solo para que reflexione…. Es decir está establecida de antemano la respuesta ante una situación conflictiva. Pero se olvidan de que el niño tiene sentimientos, piensa, observa, … vamos que tiene personalidad y existe, por lo que deberíamos de averiguar antes qué ha podido pasar. El motivo y origen del conflicto me parece lo más importante. Las respuestas establecidas de antemano no son válidas sin antes analizar el motivo, qué ha podido pasar, que ha pensado o sentido el niño/a para actuar así…

2-      Continuando con este primer análisis, los niños existen, tienen opiniones, sentimientos… sin embargo el método conductista se olvida de esto y no se preocupa en preguntar, hablar o dialogar con el niño. Me parece muy esclarecedor esto. Los pequeños de 3 años casi que será muy difícil entablar una comunicación clara sobre una situación pero habrá que empezar a poner las bases de la comunicación con el pequeño/a para saber que le ha pasado. Y seguro que muchas veces nos sorprenderemos de que han interpretado o pensado cosas que para un niño puede ser lógico, y el mal comportamiento no ha sido tan malo desde el punto de vista del pequeño.

3-      Da por echo que estos métodos funcionan siempre, sea como sea el niño, no importa el carácter o la forma de ser del pequeño, los castigos o sanciones funcionan si se hace siempre y de forma constante. Quizás funcionen pero coaccionando al pequeño que aprende que sus sentimientos, emociones, .. no son importantes y no le importan a nadie. Obligan a actuar de una determinada forma porque es lo correcto, lo que hará niños sumisos o por el contrario con un carácter más marcado que intentará rebelarse ante ello y entenderán que la expresión de sus sentimientos, emociones, acciones no les interesa a nadie.

4-      La seriedad, enfado y tristeza que embriaga las técnicas y estrategias conductistas, con la que parece que haya que abordar los problemas o situaciones en familia. Vemos como se enseña que se ha de poner serios, con cara de pocos amigos para imponer sanciones. Pero no ha de ser así, se puede hablar, intentar entender y ponernos en su lugar para poder llegar a acuerdos y poder demostrar afecto. No creo que una cosa esté reñida con la otra; no se me entienda mal, no quiero decir que el niño rompe una figura de cerámica y debemos darle un beso y un abrazo, no, para nada, pero podemos hablar de por qué lo hizo, si le parece bien haber roto esa figura tan bonita e importante para mi, como lo podemos solucionar, que me prometa que no volverá a tirar el balón en casa y que entienda que si lo vuelve a hacer tendré que guardar la pelota y solo dársela si vamos al parque. Y por qué no, después cerrar el pacto con un beso o un abrazo. Incluso si ha habido voces, llanto, berrinche,… es bueno luego hablar de ello, llegar a pequeños acuerdos y pactarlo con un beso o abrazo (a mi me funciona y además me hace sentir mucho mejor, probarlo!!).

5-      Solo hay malas conductas y sanciones, el método es rígido y estricto. El método conductista propone sanciones ante malos comportamientos, de tal forma que no hay cabida para otras alternativas donde se de importancia a las emociones (la inteligencia emocional no tiene relevancia para este método), los sentimientos, las peticiones, las argumentaciones, las aclaraciones, los pactos, los compromisos,…

En ocasiones pienso que está filosofía y teoría está hecha para hacernos creer que estamos haciendo muy mal las cosas, porque si ellos aseguran que funcionan soy yo la que lo estoy haciendo muy mal o por el contrario afirmarnos que si lo llevas a cabo a pies juntillas todo ira sobre ruedas y tendremos niños: tranquilos, serenos, cariñosos, amables y obedientes (de esto hablaré en otro artículo pues es muy interesante). Pero no nos engañemos, ni todo método sirve para todos los pequeños ni hay que ser impermeable a las teorías que nos venden, reflexionemos sobre los niños que tenemos en casa o en el aula y actuemos de acuerdo a su personalidad, capacidad, momento, conductas… siendo flexibles a métodos, estrategias y técnicas.

Comparte este post
  , , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × tres =