ESPECIALISTAS EN FORMACIÓN E-LEARNING

Formación bonificada 2019

Formación bonificada 2019

La formación bonificada durante 2019 ha sufrido ciertos cambios debido a la Ley de Sistemas de Formación Profesional que entró en vigor el día 1 de enero. Sin embargo, las empresas y las entidades organizadoras que ya conocían este sistema de aprendizaje para trabajadores se han adaptado a estos pequeños, pero significativos, cambios desde el año pasado.

Sin embargo, actualmente, todavía existen compañías que no saben siquiera cómo funciona la formación bonificada y no han podido beneficiarse de esta gran herramienta que pone la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE) para las empresas.

La formación bonificada de la Fundación Tripartita (actualmente conocida como FUNDAE) es un sistema de formación para empresas en donde, si un negocio cumple con los requisitos exigidos, el Estado subvencionará una serie de cursos online y presenciales para sus trabajadores sin que estos últimos tengan que abonar ningún pago.

Una compañía obtendrá un crédito de formación si está registrada en el Registro Mercantil, lleva al día los pagos y los trámites con las entidades públicas y cotiza a la Seguridad Social en Formación Profesional. El tamaño de dicho crédito varía según el número de trabajadores en plantilla y el dinero cotizado.

Sin embargo, esto no acaba aquí, una vez que una empresa tiene su crédito (el cual puede calcular en todo momento, es más se recomienda que lo haga con frecuencia para evitar posibles disputas en el futuro), los trabajadores deben comprometerse y asistir a la formación. En el caso de que sea online, deben acceder de forma regular a la plataforma y contestar unas preguntas de regulación para que la Entidad Organizadora pueda controlar que ese curso se está realizando debidamente.

Las novedades en FUNDAE durante 2019 y los diferentes cambios en la formación bonificada no afectan al crédito en formación que puede recibir una empresa. En todo momento este factor surge de la multiplicación entre el dinero cotizado en Seguridad Social y un porcentaje que emana del tamaño de la empresa.

La formación bonificada trae consigo una serie de ventajas que hacen muy favorable que una compañía pueda beneficiarse de este servicio. Principalmente, se encarga de mejorar la alianza entre los directivos con la plantilla de trabajadores.

A cualquier persona le gusta formarse, le interesa conocer más acerca de su propio trabajo y obtener nuevas herramientas que pueda poner en práctica y no quedarse estancado siempre haciendo uso de los mismos recursos o viéndose más lento en unas funciones que en otras en su puesto de trabajo.

Por ello, los trabajadores que pueden seguir estudiando y creciendo dentro de una empresa, tienden a sentirse mejor con ellos mismos, en su puesto de trabajo y a agradecer esta iniciativa por parte del negocio.

Por otro lado, mejorar profesionalmente implica una mejora en la calidad de los servicios o los bienes que se ofertan, en el posicionamiento en el mercado, en la gestión interna, etc. En definitiva, la formación para empresas no es solo un método de aprendizaje sino una forma de seguir creciendo junto a nuevas alianzas.

Share this post
  , , , , , , , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =