ESPECIALISTAS EN FORMACIÓN E-LEARNING

Son cosas de niños

Son cosas de niños  Hemos oído esta frase en múltiples ocasiones y siempre cuando un niño realiza un gesto, una acción, una conducta inapropiada, es entonces cuando decimos para justificarla que esto son cosas de niños. Aquí me gustaría profundizar, porque el error está en escondernos bajo esta frase, que si bien es cierta no puede ser el escudo con el que escondamos nuestra responsabilidad para educar a los niños en el respeto, la tolerancia y la empatía.

Cuando un niño/a golpea a otro, le arrebata los juguetes, le insulta, se ríe de él o ella, le escupe… son actos que no se pueden justificar y hemos de ser rápidamente firmes en no tolerarlos, no cabe el justificarlos con que “son cosas de niños”, claro que todos los niños tienen estos comportamientos en un momento u otro pero si no les avisamos que no pueden actuar así y les ofrecemos alternativas empáticas seguirán utilizando estrategias violentas para enfrentarse a problemas cotidianos.

Tanto en el colegio como en casa, los responsables de la educación de los niños tienen que estar atentos a las conductas, no podemos mirar para otro lado ya que estas acciones no pueden convivir con el grupo y deben de ser frenadas, por cuatro motivos:

a) para que sepan qué comportamientos no son bien recibidos en un grupo pacífico

b) para que aprendan otras formas de comunicar su frustración, rabia o enfado

c) para enseñar estrategias empáticas para la vida

d) para que aprendan que los malos comportamientos hieren, enfadan y hacen daño a los demás.

Entonces, sabiendo que estos gestos están a la orden del día, que es típico en los niños y debe de ser reconducida, qué podemos hacer como educadores de los pequeños:

  • Entender los sentimientos, emociones que están debajo del comportamiento. Siempre hay unos sentimientos que originan una conducta, estos han de ser conocidos y respetados, todos tenemos derecho a sentir enfado, tristeza, cabreo, enojo, cólera, angustia, frustración… y debemos decirle al niño que entendemos sus sentimientos.
  • Manifestar nuestro desagrado hacía el comportamiento que ha tenido. No podemos pensar que como son cosas de niños no es necesario hacer ni decir nada; el niño o niña tiene que saber que no permitimos estas cosas, que nos disgustan y que tenemos otras opciones para expresar nuestro malestar.
  • Ofrecer alternativas a su comportamiento. Si el niño es pequeño (aproximadamente menor de 4 años) podemos comenzar diciendo nosotros que podría haber hecho, darle varias opciones y que escoja para la próxima vez, por ejemplo: si te quita tu coche puedes decirle “Marío devuélveme mi coche, o puedes decirle te dejo este otro”, cuando ya tiene más edad hablaremos con él niño que otras opciones más pacíficas podría haber puesto en marcha y que la próxima vez las recuerde.
  • En el caso de que haya herido a otro niño tendremos que hablar para que piense y decida como restituir el daño causado, que piense en opciones si es mayor o podemos darle opciones si es pequeño, por ejemplo “que te parece si le haces un dibujo o le ofreces un juguete o le pones esta tirita o le das un besito o le expresas lo triste que estas por haberle hecho daño o …”

Estas estrategias son necesarias que las podamos utilizar con tranquilidad, sin enfadarnos nosotros, con calma y con amabilidad. Tengamos presente que los niños no nacen con estrategias cognitivas preparadas para ser empáticos, razonables, pensar antes de actuar, darse cuenta de sus consecuencias… y debemos enseñarlas con calma por que sabemos que si bien son cosas de niños, han de ser vistas como oportunidades para formar a los más pequeños con habilidades prosociales para la vida adulta.

No tengamos miedo a intervenir, parece que nos cuesta mediar en estas situaciones, pensemos en lo mucho que pueden aprender los pequeños con nuestras pautas y sobretodo, no temamos equivocarnos en la lección, si hoy el niño no ofrece adecuadas opciones, no busca buenas alternativas a su mal comportamiento, mañana si lo hará, porque nadie actuó bien a la primera y el aprendizaje significar errar en el camino.

Share this post
  , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =