ESPECIALISTAS EN FORMACIÓN E-LEARNING

Si supieseis…

Si supieseis...  Quiero traer hasta aquí la imagen que tuve delante de mí el otro día. Por ser una estampa normal, en una familia normal, con unos hijos normales, con un comportamiento normal pero que sus padres lo vivieron como algo fuera de lo normal y eso hizo que sus estrategias fueran rígidas, autoritarias y poco respetuosas.

Una madre y un padre con sus dos hijos de unos cinco y dos años y medio. Estábamos esperando a que una ludotecas de un gran centro comercial abriese sus puertas, alrededor había sofás, televisores grandes, electrodomésticos… los niños deseando entrar a jugar pero la puerta cerrada. Ahora pensemos cual sería el comportamiento de niños de estas edades??? Pues justamente lo que ocurrió: la niña mayor comenzó a pasear delante de las teles gigantes, su hermano pequeño la seguía. Ella tocaba esas imágenes tan grandes el pequeño también. Su padre recrimina eso pero la niña continúa tocando las teles (unas televisiones grandes con imágenes muy grandes a la altura de la pequeña), entonces su padre la coge del brazo fuertemente y la lleva en “volantas” hacía la puerta de la ludotecas y dice gritando “quédate aquí quieta”, la niña se está un par de segundos, pero mirando a lo que había alrededor vuelve a revolotear delante de los electrodomésticos. Como su hermano pequeño la seguía su madre agarra al pequeño y le sienta bruscamente en el suelo delante de la puerta de la ludotecas y le grita dos veces “ni te muevas!!”, a continuación el padre le dice a la niña: “te has quedado sin ir a la ludotecas, nos vamos!”. Y así se fueron del centro comercial.

Yo observaba esta escena con muchas ganas de poder decirles tantas cosas, explicarles tantas cosas, … pero no puedo dirigirme a familias anónimas para intentar ayudarles si ellos no demandan ayuda porque no se trata de que nadie piense que lo está haciendo mal o que es incompetente, porque todos cometemos errores y son necesarios para avanzar y aprender. Tampoco se trata de pensar que las que sabemos en educación tenemos una barita mágica para que nuestros hijos sean perfectos. Esa misma situación la puedo vivir yo mañana, la única diferencia está en que tengo al alcance estrategias empáticas que puedo utilizar para mejorar una situación que resulta incómoda.

Nosotros/as también nos superan ciertas conductas en público o en privado, nos sentimos desbordadas por ciertas situaciones, nos preguntamos como puede seguir haciendo lo que tantas veces le repetimos que no lo haga, nos invaden las frustraciones y los sentimientos de derrota. Pero tenemos los conocimientos para saber lo qué es esperable, normal para cierta edad, lo que podemos hacer para empeorar el comportamiento y lo que podemos hacer para mejorarlo.

Por eso quisiera decir a todos los padres, madres, abuelos, abuelas, cuidadoras,… que SI SUPIESEIS que lo que un niño hace en un determinado momento es fruto de su edad y momento evolutivo pero como responsables podemos respirar con tranquilidad y teniendo este conocimiento como base utilizar estrategias firmes pero respetuosas, podríamos obtener una visión muy distinta del niño/a que tenemos delante.

Es cuestión de mirar con otros ojos la conducta infantil y a la vez de afrontar estas situaciones con herramientas que hagan sentirnos capaces, que demos a los niños recursos que les capaciten para cambiar de comportamiento teniéndonos a nosotros como una ayuda, guía y no como un sargento que ordena y manda sin parase a entender qué hay detrás de esa conducta que tanto nos molesta o nos disgusta.

SI SUPIESEIS … que estamos a tiempo de aprender a ser la mejor madre/padre/educadora que un niño puede tener.

Deja atrás tus métodos pasados para aprender habilidades para la vida.

Irene Iglesias Ruiz

Comparte este post
  , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 18 =