ESPECIALISTAS EN FORMACIÓN E-LEARNING

Respuestas caso práctico 5

A)    Es una actitud extraña, atípica, fuera de lo normal???? La madre nos pregunta el motivo de esta conducta, qué la podemos decir?.

Recordemos el tiempo que tiene el niño, dos años y medio, y otro detalle, acabamos de retirarle el pañal, son dos circunstancia fundamentales para entender lo que sucede: El niño anda desorientado, es posible que solo quiera responder a las expectativas de los adultos “no hacerse la caca encima” y aun no sea capaz de discriminar en qué lugares debe hacerlo y donde no.

Con solo dos años no podemos tener expectativas tan altas, un niño empieza a interiorizar las normas, comprender ciertas pautas cívicas sencillas y básicas sobre los 3 años de edad, pero aún así sus deseos, inquietudes y motivaciones harán que se salte las normas aunque hayan sido recordadas hace medio segundo. Aun no tiene la capacidad de frenar sus deseos y hacer sus obligaciones, la que los adultos le imponemos como socialmente correctas y que ellos no entienden por que solo quieren jugar, explorar, manipular y responder inmediatamente a sus interrogantes.

B)    Que podemos recomendar a la madre para que la situación mejore.

La madre tiene que conocer esto, para que sus expectativas sean realistas, además comprenda lo que un niño de tan corta edad aún le cuesta interiorizar para que su frustración, nervios y ansiedad disminuyan. Cuando entendemos lo que un niño/a, por su momento evolutivo realiza, somos capaces de bajar nuestros objetivos a unos más realistas y esto nos ayudará a tratar mejor al niño, utilizar estrategias más adecuadas y eficaces. Ahora la podemos recomendar entre algunas estrategias las siguientes:

–          Enseñarle lo que puede hacer, no se trata tanto de recriminarle su mala acción, sino enseñarle donde y como se hacen las cosas.

–          Ser una guía tranquila, serena, paciente… si utilizamos estrategias punitivas (riñas, gritos, críticas, recriminaciones…) perderemos completamente la valiosa enseñanza que podríamos haber mostrado.

–          Utilizar cuentos donde mostremos al niño donde se hacen las necesidades, cuentos felices, alegres, …

–          Confeccionar nuestros propios dibujos para explicarle que hacer cuando salgamos a la calle: un niño acudiendo al baño ha hacer sus necesidades, acompañar alegremente de la mano a mama para ir al baño, imágenes de un niño limpiándose contento…. El mensaje en imágenes ayuda a los niños a comprender mejor las situaciones.

–          Valora lo que hace no caigas en la tentación de confundir con lo que es.  Un niño que se moja, ha tenido un escape, no es un niño sucio.

–          Cuando muestre poca disposición o esté inmerso en un conflicto de ira, no actúes, espera que remita, no entres en lucha de poder y después dialoga. Recuerda que un niño que se expresa con rabieta no sabe hacerlo de otra manera. Eres su fortaleza, muestra aliento en los intentos y apoyo en los momentos confusos, ayuda a superar las dificultades no seas el primero en mostrar desconfianza ni tirar la toalla.

–          Evita prisas e impaciencia. Intenta que no afloren ni en lo que dices, ni en lo que exiges.

–          La falta de constancia desorienta a los niños.

–          Muestra confianza en lo que hace y en lo que logra.

C)    Actitudes que empeoran la situación:

  • Utilizar el castigo, es corregir por aplastamiento de superioridad, es vergonzante y humillante.
  • Ponerse muy nerviosa, gritando al niño cuando sucede algo así. Debemos de pensar que es lo que quiero conseguir: enseñarle o por el contrario paralizarle, que se ponga a llorar, que no sepa el motivo de tu enfado…
  • Dar por sentado que los niños de dos años saben donde se hacen las necesidades y por lo tanto pensar que lo hacen para enfadarte, cabrearte, herirte, llamar tu atención…  Es simplemente una falta de aprendizaje.
  • Utilizar técnicas como la silla de pensar, un niño ha de ser enseñado no aislado o castigado.
  • Apartar tu cariño, amor, comprensión … cuando sucede algo así. Es comprensible que te sorprenda y algo tan desagradable te haga mostrar rechazo al niño, pero siendo tan pequeños no comprenden tu actitud, tus exigencias, por lo que es necesario cargarnos de paciencia y enseñar con cariño.
  • Utilizar etiquetas, críticas, juicios… como eres un bebé, eres un cagón, eres un niño sucio… esto solo sirve para reafirmar su comportamiento y no aprender de sus errores. 
Share this post
  , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 12 =