ESPECIALISTAS EN FORMACIÓN E-LEARNING

Provocaciones, retos, manipulaciones infantiles, ¿son verdaderas?

Provocaciones, retos, manipulaciones infantiles, ¿son verdaderas?  Todos hemos oído decir, o hemos dicho en alguna ocasión: “este niño me torea”, “me provoca y hasta que no me enfado no para”, “tan pequeño y ya me esta retando”, “intenta manipularme pero no lo conseguirá”… Pero es así?, los niños pequeños tienen la capacidad de manipulación, de retarnos????.

Un niño durante su primera infancia, tiene conductas muy primitivas y básicas cuyos objetivos van dirigidos a satisfacer sus necesidades, apetencias inmediatas, intereses,… están centradas en juegos y divertimentos. Pongamos ejemplos claros para entendernos:

– Cuando un niño de 1, 2 ó 3 años tira un coche al suelo, le decimos: “no lo tires que se romperá”. Pero vuelve a hacerlo una y otra vez, haciéndonos enfadar, podemos llegar a la conclusión de: se lo he dicho y sigue, me está provocando.

– Se niega a irse a dormir y coge el mando a distancia intentando poner la tele, luego yo se la apago diciéndole que no puede verla tan tarde, pero insiste en su conducta. Puedo pensar: me está retando.

– Corre hacia la habitación y antes de cerrar la puerta de un portazo me mira con cara sonriente. Le aviso que no puede cerrar la puerta dando golpes, pero vuelve a correr dirigiéndose a su cuarto y antes de cerrar la puerta de un portazo me mira sonriendo. Puedo pensar: me está retando.

Pues estos ejemplos y otros muchos que os pueden haber sucedido, son tan básicos como que el pequeño está jugando, y quiere jugar con nosotros, no entiende que no nos resulte divertido recoger el coche, ver la tele, o jugar al cucu con la puerta. El niño o niña no tiene presente que el juguete se puede romper, que es hora de dormir o que no se dan portazos, estas reglas cívicas no las entiende y su intención es tan simple como QUIERO JUGAR que hay de malo en eso (se preguntará).

Alejemos de nuestros pensamiento que tienen ideas malas, que realizan acciones para ver su poder, que nos quieren retar o manipular…. Los niños pequeños, durante la primera infancia, no tienen malos sentimientos, como decía Rousseau “el niño es bueno por naturaleza”.

Pondré otro ejemplo que me sucedió hace un mes: mi hijo comenzaba la escolaridad con 3 añitos, acaba de empezar y aun estaba en el periodo de adaptación, un compañero de él que aún no ha cumplido los tres añitos porque es de final de año llevaba una semana entrando bien pero ese día entró al colegio llorando, la madre me mira y dice “que mal pensado, si se cree que me va a torear va listo”.  Daros cuenta de la situación: niño en el periodo de adaptación, que un día llora porque prefiere volverse a casa con su madre; es tan compresible como que nosotros hemos pensado en alguna ocasión “si hoy pudiera quedarme en casa y no ir a trabajar” ellos lo piensan y son tan transparentes que lo dicen, de qué nos sorprendemos.

Con esto no quiero decir que el niño/a pequeño no intente conseguir lo que desean buscando estrategias para ello, pidiéndoselo a quien antes va a rendirse a sus peticiones por ejemplo; esto puede ser una forma de manipulación, o estrategias sencillas y sin ánimo de provocar para conseguir sus deseos sin tener  intenciones malas o dañinas.

No entraré en esta pequeña reseña a hablar de los malos modales, pequeñas agresiones, violencias físicas de los pequeños… que si las tienen y hay que analizar las causas y actuar ante ellas. Hay que diferenciar esto y las pequeñas tácticas infantiles que ponen en práctica para conseguir sus deseos o estrategias para invitarnos a jugar y que las interpretamos con los ojos de un adulto y no con la mirada de un niño/a pequeño.

Share this post
  , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − tres =