ESPECIALISTAS EN FORMACIÓN E-LEARNING

La expresión emocional

La expresión emocional  Este es un tema, el de las emociones, que me parece super interesante, por que es muy necesario educar a los niños en la expresión y reconocimiento de las emociones. A este respecto la psicóloga Begoña Ibarrola dice lo siguiente:

“Un ataque de enfado y rabia de un niño, por ejemplo, puede ser una oportunidad de aprendizaje única. Lo ideal sería que el padre o la madre no se enfaden igual que el niño, aumentando la gravedad de la situación, pero que al mismo tiempo no muestre una actitud pasiva, abandonando al niño a su suerte por no querer dar mayor importancia a los hechos.

Si en lugar de quedarse en estos extremos, los padres lográis contener su propio enfado, no dejándose arrastrar por él y conseguís contactar con vuestro hijo ayudándole a contener y encauzar su propia rabia, habréis dado un gran paso.

Los niños deben entender que la emotividad es un medio de expresión de su personalidad, y como todo medio de expresión, puede ser educado. Por este motivo, enseñarles a identificar, reconocer, y controlar sus emociones debería ser un objetivo prioritario e la educación de los hijos y los padres deberían servir de modelos.

Pero la disposición de los padres hacia los sentimientos, el control y la expresión de las emociones es muy diversa y se puede clasificar en dos orientaciones fundamentales: acompañamiento de las emociones o eliminación de las emociones.

Las emociones son algo fundamental del ser humano así que debemos valorarlas, comprenderlas para recurrir a ellas para ofreceros información sobre su mundo interior a la vez que transmitirán a sus hijos este aprendizaje.

Si enseñamos a reprimir, ignorar o no mostrar los sentimientos podemos llegar a formar a niños con un bloqueo emocional. Cada emoción que nos negamos a sentir va dejando un poso negativo sobre nosotros, aunque no seamos conscientes del mismo. Las emociones, tarde o temprano, necesitan una forma de expresión y la consecuencia más habitual del proceso de bloqueo emocional suele ser la explosión.

El reto consiste en que los padres comuniquen con la mayor claridad posible su manera de pensar y sentir para abrir un canal de enlace, -de corazón a corazón- que pueda estarse actualizando toda la vida y permita un crecimiento conjunto. Para ello nada mejor que hablar y escuchar a los hijos.

El hijo debe tener permiso para sentir tristeza si los padres le acompañan en esa emoción, si le protegen, si le abrazan, si le facilitan que siga llorando y no lo cortan. Si le dicen que no llore, o distraen su atención, le cortan la emoción, y eso una vez, y otra, y otra, y otra vez, le niega el permiso para sentir. Le pedimos al niño que deje de llorar porque no sabemos qué hacer con ese llanto·”

Esto es real, yo he trabajo con niños y adolescentes bloqueados emocionalmente, recuerdo el caso de un chico que se asombró cuando yo le pregunté que sintió para hacer lo que había hecho, ante esta pregunta el joven no supo que responder y me afirmó que nunca nadie le había preguntado que sentía y no sabía que podía sentir, no sabía ponerle nombre.

Otro joven llegaba muy a menudo con los nudillos ensangrentados de dar puñetazos a las paredes de su casa, el joven explotaba de impotencia y frustración y no sabía como manejar su ira, nadie le había enseñado a expresar sus sentimientos, nadie se había sentado nunca con él ha hablar de lo que vivía, sentía, experimentaba… y no sabía como canalizar todo eso. Por eso es tan importante formar, enseñar a los niños y niñas en habilidades emocionales.

ALGUNOS CONSEJOS que da Begoña Ibarrola y que suscribo:

  • Acostumbrarse a hablar de emociones. No se trata de pasar al extremo de

“monopolizar” las conversaciones normales con sentimientos, pero sí de expresar las emociones con mayor naturalidad en el día a día.

  • Enseñar a identificar las emociones y ponerles nombre. Toda situación constituye una oportunidad para enseñar a nombrar emociones así como vincularlas a determinados indicadores no verbales.
  • Evitar realizar juicios acerca de las emociones del otro. Las emociones constituyen un indicador de algo que nos ocurre internamente. Cuando sentimos tristeza, rabia, alegría o enfado, esta sensación, que también se acompaña de una respuesta fisiológica, nos permite tomar conciencia de que algo nos está pasando y requiere nuestra atención.
  • Valorar todo tipo de emoción como una información valiosa sobre el mundo interior de nuestros hijos.
  • Aprender a controlar la expresión de todas las emociones, enseñando a través del ejemplo a regularlas de forma adecuada
  • Desarrollar la empatía hacia los hijos y ayudarles a que ellos la desarrollen hacia sus compañeros y también hacia vosotros.
  • Crear un clima emocional que favorezca una comunicación profunda y sincera
Share this post
  , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =